miércoles, 13 de julio de 2011

LOS SIERVOS DE DIOS

                                                      Los  siervos  de  Dios
                                 Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano” ( 1 Corintios 15: 58)

                                   La vida cristiana es una vida de servicio activo. Esto es contrario al deseo de la mayoría de las personas, quienes parecen preferir una vida de descanso, lujo y ociosidad. A estas personas les gusta una vida llena de placeres para satisfacer los apetitos del cuerpo, mente y alma.

                             Tenemos varios ejemplos en la Biblia de los que sirvieron fielmente a Dios. Cristo “anduvo siempre haciendo obras de bien” (Hechos 10.38) Los apóstoles siguieron las pisadas de su Señor y Maestro hasta que murieron. La vida cristiana es una vida que abunda en buenas obras y que es consagrada al fiel servicio de Cristo.

                          Sin embargo, no hay virtud en sólo estar ocupado. Satanás siempre esta muy ocupado. En lo que estamos ocupados y el modo en que lo hacemos son factores que determinan el valor de nuestros esfuerzos.  Los esfuerzos pueden ser constructivos o destructivos, dependiendo de lo que hace.

                      El servicio no siempre incluye actividad física. El vigilante que no hace más que sentarse para mirar y avisar, también presta tanto servicio a su patrón como el obrero que trabaja largas horas. La prueba verdadera del servicio es la obediencia.  Pablo dice:
                   “¿ No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia?” (Romanos 6,16)

                  Los cristianos somos siervos. El tipo de servicio que hacemos lo determina aquel a quien rendimos obediencia.  Cualquiera, pues, que es obediente a Jesucristo es el  siervo de Cristo.

COMO SERVIR  A DIOS.-
                La pregunta importante concerniente a nuestro servicio es:  ¿ Le agrada a Dios lo que estoy haciendo?  Pablo enseña este mandato: “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado” (2 Timoteo 2.15)  Buscamos agradar a Dios y no al hombre, ni al mundo, ni a los sentimientos personales. A continuación presentamos algunos puntos esenciales de cómo servir a Dios.:

1.-  EL AMOR.-
                Fue el amor de Dios hacia los hombres que lo impulsó a dar a su hijo unigénito por nosotros; el amor de Cristo por nosotros fue lo que lo constriñó a dar su vida. “El Amor no busca lo suyo” (1 Corintios 13.5). El amor siempre da, siempre sirve. “El amor de Cristo nos constriñe” Cuanto más grande sea nuestro amor por Dios, tanto más eficaz será nuestro servicio en su nombre.  Resulta muy lógico que Cristo dijera que el amor hacia Dios es el mayor de todos los mandamientos y que el amor hacia los hombres es semejante

2.-  LA VIDA ESPIRITUAL.-
      “ Nunca os conocí” será la respuesta de Cristo a aquellos que vendrán delante de él en el juicio de Dios al jactarse de los muchos milagros. Si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él”  (Romanos 8.9) Sed llenos del Espíritu.- (Efesios 5.18) Se requiere una experiencia verdadera de salvación, una llenura interior del Espíritu Santo y una vida escondida con Cristo en Dios para poder servirle.-

3.- LA OBEDIENCIA.-
“Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios” (1 Samuel 15.22). La Biblia en todas partes nos manda a obedecer y condena la desobediencia a Dios. Aquellos que piensan que sirven a Dios y al mismo tiempo no obedecen sus mandamientos están engañados. “Sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismo” (Santiago 1.22)








4.- LA CONSAGRACION.-
                        “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional”  ( Romanos 12.1)  Es realmente racional que nos consagremos a Cristo, porque él se dio así mismo por nosotros. El servicio cristiano nace de tal consagración.

5.- CUIDAR DE LOS NECESITADOS.-
                      Lea Mateo 25.31-46.-  La mayoría de las grandes obras son de menos importancia que cuidar a los necesitados.  “A Jehová presta el que da al pobre”  (Proverbios  19.17)

6.- EL TRABAJO.-
                       En la parábola de los Talentos el siervo que escondió su talento (Dinero) y rehusó hacer algo para su señor no solo perdió su recompensa, sino que fue echado a las tinieblas de afuera.  El diablo se pone contento cuando los que profesan el cristianismo no se esfuerzan en nada por Cristo. La Biblia dice que debemos procurar ser un “obrero que no tiene de qué avergonzarse” ( 2 Timoteo 2.15)  El pueblo de Dios en la tierra se describe como “un pueblo propio, celoso de buenas obras”  (Tito 2.14)  El siervo fiel está dispuesto a hacer cualquier tarea que su Señor le pida.

7.-  LA ORACION Y AYUNO.-
                   “¿Por qué nosotros no pudimos echarle fuera?”  preguntaron los discípulos a Cristo cuando vieron que él echaba fuera demonios que ellos no pudieron expulsar. La respuesta de Cristo nunca debe olvidarse: “Este género con nada puede salir, sino con oración y ayuno”  (Marcos 9.29)  Una oración de labios no vale nada, pero la oración sincera y ferviente de un corazón sincero recibe respuesta de Dios.  El ayuno nos ayuda a orar eficazmente. El cristiano que no ora tendrá muy poco éxito en su servicio.

LOS CAMPOS DEL SERVICIO.-
                       El servicio cristiano abarca la vida entera. El mismo incluye más  que meramente cumplir algún Ministerio en la Iglesia.  Algunas personas se ponen muy contentas cuando la gente les felicita por algún ministerio que tienen. Pero muchas veces al analizar su vida nos damos cuenta que la misma es una persona mundana. A tales personas se les pudiera llamar “cristianos profesionales”, porque ejecutan sus deberes religiosos igual que el abogado trabaja para su cliente. Pero el modelo bíblico no nos enseña de esa manera (Romanos 6.13;  Lucas 18.10-14) El verdadero siervo de Dios le sirve dondequiera que vaya y mientras viva.-

1.- EN EL HOGAR.-
                        Aquí esta la prueba de fuego del servicio cristiano. Hay hombres con mucha elocuencia en público, pero los mismos casi ni oran en su propia casa.  Todo padre cristiano debe orar mucho en su casa como lo hizo Cornelio (hechos 10.2,30) He aquí algunas cosas que los padres deben practicar en su hogar. El culto familiar diario;  la platica que contribuye al bienestar espiritual del alma;  un esfuerzo fiel y constante por criar a todos los hijos “en disciplina y amonestación del Señor” (Efesios 6.4); la hospitalidad cristiana que hace que el hogar sea una bendición a todos los que entran en él.-

2.-   EN EL CIRCULO SOCIAL.-
          ¿Se incluye esto en las esferas del Servicio cristiano? Claro  que sí;  aunque parece que muchos piensan que el servicio cristiano no tiene nada que ver con la sociedad. Lo que aparece en 1 Corintios 10.31 se aplica en la vida social: “Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios”. Alabamos al Señor cada vez que vemos a un grupo de jóvenes que estudian la Biblia en casa y que pueden hablar de las escrituras con mucha facilidad con sus amigos. ¿ Quién puede decir que no podemos gozarnos cantando, orando, hablando con prudencia o debatiendo acerca de las cosas que edifican?.  Nuestros jóvenes pueden rendir un servicio muy eficaz al enseñarles a sus compañeros a servir en una manera pura, noble y valiosa.  También debemos servir a nuestros vecinos en sus necesidades. Y al viajar en el transporte público debemos hacer lo que podamos por complacer a los  demás pasajeros. Aún en esto podemos servir a Cristo. “Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos”.










3.-  EN LOS NEGOCIOS.-
                             ¿Acaso habrá algo en la actualidad que traiga mas reproche a la causa de Cristo que el engaño en los negocios por parte de los que dicen que son cristianos?.  Si la corrupción y el fraude promueven la maldad, ¿ por qué no valernos de la honestidad en los negocios para promover el bien?. Supongamos que todo el pueblo cristiano que tuviera negocios buscara primeramente el reino de Dios y su justicia, practicara la regla de oro a diario, diera “medida buena, apretada, remecida y rebosando” ( Lucas 6.38), hiciera una norma invariable de “en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros” (Romanos 12.10), hiciera todo para la Gloria de Dios, nunca se uniera en yugo desigual con los incrédulos y estimara con un gran privilegio estar en todo tiempo en los negocios de nuestro Padre. ¿ cuál supone usted que sería el efecto en la vida del negociante mismo, en la vida de su familia, en la vida de sus prójimos y en la de sus socios?. Los cristianos que son dueños de negocios deben darse cuenta que su negocio les aporta una gran oportunidad para servir a Dios.

4.-  EN LA OBRA DE LA IGLESIA.-
                           Aquí es donde los hermanos deben unir sus esfuerzos para servir al Señor. Todas nuestras fuerzas para ganar a los perdidos, para fortalecernos el uno al otro en la fe, para recibir el estímulo necesario y para recibir una visión espiritual.  Juntos nos preparamos para hacer frente a las pruebas, tentaciones y luchas. Juntos cantamos alabanzas al Señor, de quien proceden todas las bendiciones, y unimos nuestros corazones y nuestras manos en el esfuerzo común de hacer lo que Cristo quiere que hagamos como cuerpo suyo.

PRECEPTOS PARA OBREROS.-

Viendo lo que nos dice 2 Timoteo 2:15, todos debiéramos tener el deseo de rendir un servicio agradable a Dios y decir: “Señor, ¿qué quieres que yo haga?” Aquí, en parte, está  la respuesta de Dios.:

-          “Reconócelo en todos tus caminos” (Proverbios 3.6)
-          “Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. (Marcos 16.15)
-          “Escudriñad las Escrituras”  (Juan  5.39)
-          “Aborreced lo malo, seguid lo bueno” (Romanos 12.9)
-          “Constantes en la Oración” (Romanos  12.12)
-          “No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal” (Romanos 12,21)
-          “No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros” (Romanos 13….)
-          “Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios.
-          (1 Cor.10.31)
-          “No os unáis en yugo desigual con los incrédulos”  ( 2 Corintios 6.14)
-          “El que se gloría, gloríese en el Señor”  ( 2 Corintios 10.17)
-          “Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo” (Gálatas 6.2)
-          “Cada uno someta a prueba su propia obra”  (Gálatas  6.4)
-          “Sed benignos unos a otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros.   (Efesios 4.32)
-          “Haced todo  sin murmuración y contiendas”  (Filipenses 2.14)
-          “Todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor” (Colosenses 3.23)
-          “Se ejemplo de los creyentes” ( 1 Timoteo 4.12)
-          “Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello”  ( 1 Timoteo 4.16)
-          “Consérvate puro”   ( 1 Timoteo 5.22)
-          “Tu habla lo que está de acuerdo con la sana doctrina” (Tito 2.1)
-          “ Conservaos en el amor de Dios.  ( Judas 21)


                                   Hermano amado, esta es la respuesta de Dios, escudríñala en  tu Biblia.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada